Hola, mi nombre es Ansiedad.

Hola, soy yo. He estado viviendo contigo desde hace un tiempo pero aún no me conoces. Después de este tiempo, decidí presentarme, creo que es necesario, tal vez así puedas entender mejor qué es lo que está pasando. A veces te escucho preguntándote por qué estás viviendo estas emociones y puedo ver que no la estás pasando bien. Algunas noches no puedes dormir por mi culpa y durante el día te sientes nervioso, enojado, cansado. Aparezco de diferentes maneras: pensamientos negativos, enojo, tristeza, irritabilidad, preocupación y miedo. Realmente no puedes vivir tu vida como quisieras. En lo único que puedes pensar es “no merezco esto”, y lo sé, te entiendo, mi presencia no es nada cómoda. He estado contigo desde hace mucho tiempo, algunas veces te das cuentas de mi presencia, pero no le das importancia, tal vez es porque no descansaste bien, estás cansado o tienes muchas cosas qué hacer. Siempre hay una respuesta para todo. Tan sólo la idea de que pueda ser yo, te asusta.

Todo empeoró hace dos semanas, ibas caminando por la calle de regreso a casa, fue un día pesado pero nada diferente a otros días en el trabajo, algunas citas, correos para responder, todo estaba normal, andabas por el mismo camino de cada día, de pronto te diste cuenta que algo estaba mal, todo estaba pasando muy rápido. Tu cuerpo se paralizó, tu respiración estaba aumentando y te sentías sin aire para respirar, te dolían los brazos, sentías mareos y ganas de vomitar. Sólo fueron unos segundos pero se sintieron como horas, estabas desesperado. La idea sobre morirte te asustó aún más, estabas seguro que estabas muriendo y no podías hacer nada. Después de esto, te calmaste y empezaste a caminar de nuevo. Estabas tranquilo pero en tu mente el miedo era más grande que antes, el miedo de sentirte así otra vez. Desde ese día no has podido dejar de pensar en eso, no puedes dormir y cuando por fin logras hacerlo, tienes pesadillas o te despiertas en medio de la noche, no has descansado. El miedo va contigo a todos lados, tienes miedo de vivir otra vez lo de hace dos semanas y haces todo lo posible por mantener el control y sentirte seguro, pero en tu interior, sabes que tienes miedo. No, no estás loco, aunque lo creas. Sé que hace dos semanas, cuando todo estaba fuera de control, creíste que te volverías loco, pero créeme, no lo estás. Es por eso que estoy aquí, es momento de que sepas quién soy.

Soy Ansiedad. Lo sé, mi nombre no es bonito, algunas personas se asustan sólo de escucharlo. En los últimos años he aparecido con más frecuencia que antes, tal vez sea por el ritmo de vida de ahora: la gente siempre está haciendo algo, la gente piensa más en hacer que en ser. Aunque cada vez soy más popular, no conocen mucho sobre mí. Me suelen confundir con miedo, angustia o pánico, a veces con sentirse extremadamente nervioso. Pero soy mucho más que esos síntomas. No soy miedo, el miedo aparece ante algo real, es una respuesta natural a algo que está presente, en eso nos diferenciamos el miedo y yo. Yo aparezco antes de que haya un peligro real, respondo ante la percepción de peligro en el futuro.

Entiendo porque mi presencia no es cómoda. Conoces mejor que nadie como se siente vivir conmigo. Pero recuerda, no estás loco, tienes ansiedad. ¿Por qué estoy aquí? No lo sé, puedo aparecer por diferentes razones. Lo que viviste hace dos semanas fue un ataque de pánico y es otro de mis síntomas, es parte de mí. Es una reacción al miedo, pero de una manera muy intensa. Como sabes, los síntomas no son cómodos: temblores, sudoración, dificultad para respirar, opresión en el pecho, despersonalización. ¿Te das cuenta que ninguno de ellos es locura? No soy locura, aunque puedas creer que lo soy. Para mí es muy importante decirte esto, porque sé que es lo que más te asusta.

Por favor respira, quédate aquí, en el presente. Si te vas con tus pensamientos, me puedo hacer más fuerte. La razón más fuerte por la que estoy aquí es por los pensamientos. No digo que sea la única, pero sí de las más importantes. Tal vez con mi presencia trato de decirte algo sobre ti, tal vez eso pueda ayudar a escucharte, de tomar un momento para ver dentro de ti. No quiero que te juzgues, porque no estoy aquí para eso, por favor sé amable contigo, con tus necesidades, con tus sentimientos. No es tu culpa, pero puedes trabajar en eso. No soy un monstruo, aunque a veces parezca uno.

Ahora que ya sabes más de mí y tal vez más sobre ti. ¿Qué opinas?

 

 

Si quieres sabes más sobre la ansiedad o crees que tienes alguno de los síntomas presentados anteriormente, por favor contáctanos.

Citlalli Degollado is Gestalt Psychotherapist. She works with adults and couples. Currently she lives in Brighton, and she is a psychotherapist to Spanish people.

Citlalli Degollado es Psicoterapeuta Gestalt. Trabaja con adultos y parejas. Actualmente vive en Brighton y brinda terapia a hispanohablantes.

Would love to hear your feedback!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.