Terapia en línea ¿Por qué sí y por qué no?

Hace unos años que me dedico a la psicoterapia, la primera vez que me lancé a este maravilloso mundo fue a través de la terapia en línea. No tenía un consultorio y había escuchado que la gente estaba cada vez más interesada en este tipo de terapia, así que decidí empezar por este medio. Desde que me mudé he continuado trabajando en línea con mis pacientes de mi país y me he dado cuenta del beneficio que nos da el uso de la tecnología.

Es cierto que no todas las terapias son para toda la gente, habrá personas que se sientan más cómodas trabajando con un enfoque que con otro y de igual manera, habrá quienes prefieran trasladarse al consultorio y tener la experiencia de ir a terapia presencial: tomar su asiento, reconocer los olores, la luz y todo el cúmulo de sensaciones que pueden aparecer al tener al terapeuta de frente. Por el contrario, habrá otros que disfruten más tomar su terapia desde la comodidad de su casa o con la practicidad de una llamada telefónica.

Con base en mi experiencia, he identificado algunas ventajas y desventajas de tomar terapia en línea. Hoy se las comparto para que puedan tener una idea más clara de lo que implica, pues mucha gente me ha preguntado si en realidad funciona. Se los dejo a su criterio, esperando que me compartan sus opiniones.

¿Por qué si?

La terapia en línea es de fácil acceso, para llevarla a cabo se necesita estar conectado a internet, tener una computadora o algún otro medio electrónico como un celular o una Tablet.

Se puede tomar en cualquier lugar, desde la comodidad de la casa o en una hora libre que se tenga en el trabajo. Muchas personas se sienten más seguras al hablar de sí mismas en un lugar conocido para ellas, además en ciudades muy grandes, es más fácil porque se evita el traslado al lugar de la terapia.

Las personas que viven lejos de su país y se encuentren en uno donde no hablan su mismo idioma encuentran más atractivo tomar terapia en línea con una persona de su país, pues expresar las emociones y experiencias les resulta más sencillo en su lengua madre. Esto sirve mucho porque en la opinión de las personas, consideran que aunque hablen muy bien el idioma, no se transmiten de la misma manera las emociones, por esta razón buscan terapia con alguien de su país.

Las personas que ya llevan un proceso terapéutico pero ellas o su terapeuta cambian de residencia, también hacen uso de la terapia en línea para continuar con su proceso. Generalmente esto pasa cuando ya llevan algún tiempo trabajando juntos y la relación con el terapeuta es muy sólida, pues si cambia puede influir en su trabajo terapéutico.

Personas con alguna limitación física que no pueda trasladarse fácilmente al consultorio pueden tomar terapia en línea, de esta manera podrá tener acceso a su tratamiento de una manera más cómoda.

Acompañamiento y cercanía son dos aspectos importantes para tomar en cuenta en las ventajas de tomar terapia en línea, a pesar de que los puedan separar varios kilómetros de distancia, el paciente a través de los diferentes medios electrónicos, como videollamada o llamada de voz, podrá sentirse cercano al terapeuta.

 ¿Por qué no?

La principal desventaja que he identificado es cuando hay fallas en el Internet o en el medio electrónico que se usa para dar la terapia, por ejemplo actualizaciones en el dispositivo, falta de batería, pérdida de señal o interferencias, esto puede ocasionar que el mensaje se distorsione y no pueda comprenderse claramente.

El espacio con el que cuenta el paciente para llevar a cabo la terapia es importante, algunas veces se encuentra en un lugar reducido o no cerrado, esto dificulta que el paciente pueda expresarse libremente ya que puede preocuparse más por que las personas a su alrededor no lo escuchen. Por esta razón, parte del encuadre que se da al paciente al iniciar una terapia en línea, es lo fundamental de contar con un espacio apropiado para las sesiones.

Relacionado con lo anterior, al ser de fácil acceso y tener la oportunidad de estar en un lugar conocido, esto puede dificultar el compromiso del paciente, es decir, puede distraerse con algún factor externo, como un ruido en su casa o una llamada telefónica, o bien, impuntualidad en la hora de terapia, por dar algunos ejemplos. Para evitar malentendidos en este sentido, es muy importante que antes de iniciar la terapia, se tenga un encuadre claro en el que se establezcan los compromisos de ambas partes de la relación: terapeuta y paciente; de esta manera ambos estarán informados sobre su responsabilidad en el proceso terapéutico.

En general, la terapia en línea es una herramienta muy útil para personas que se sientan cómodas usando la tecnología y por sus situaciones contextuales sea mejor para ellas. La terapia en línea no suple a la terapia presencial, pues esta última tiene una riqueza en la forma de trabajar, sin embargo, es una alternativa para trabajar las emociones, de una manera sencilla y accesible. Ya sea en línea o de manera presencial, la terapia psicológica depende en gran medida del compromiso y la disposición tanto del paciente como del terapeuta, ya que es un trabajo en equipo.

Después de leer lo anterior, ¿qué opinas sobre la terapia en línea? Si estás interesado, puedes ponerte en contacto para mayor información.

¡Hasta la próxima semana!

 

Citlalli Degollado is Gestalt Psychotherapist. She works with adults and couples. Currently she lives in Brighton, and she is a psychotherapist to Spanish people.

Citlalli Degollado es Psicoterapeuta Gestalt. Trabaja con adultos y parejas. Actualmente vive en Brighton y brinda terapia a hispanohablantes.

Leave a Reply